Recetario MIGAFONOS Primera Infancia

FINGUER FOOD (PRIMEROS ALIMENTOS ENTEROS)

Pancitos de quinua, queso y espinaca

  • ½ taza de quinua real
  • ¼ taza de queso
  • 1 puñado de espinaca

Cubre la quinua con agua y deja remojando por 24 horas. Tras este tiempo escurre y ponla en el vaso de la licuadora, agrega el queso rallado o cortado en trozos pequeños y las horas de espinaca lavadas. Licua y rectifica sal si es necesario. La mezcla debe ser semi liquida. 

Calienta una plancha o sartén de teflón, pinta con un poquito de aceite solo para que no se pegue. Deja caer una cuchara de la mezcla y cocina por 4 a 5 minutos o hasta que se haya secado la superficie. Da la vuelta el pancito y deja cocer del otro lado unos 2 minutos más.

Salchichas de pollo y tarwi

  • ½ pechuga de pollo sin hueso 
  • 1 cebolla roja pequeña
  • 50gr mote de tarwi 
  • 1 huevo (opcional)
  • condimentos a gusto

Vamos a llevar a la procesadora o licuadora todos los ingredientes en crudo (excepto el tarwi que ya debe estar cocido). Sazonamos con los condimentos que queramos. Sugiero se use ajo en polvo, pimienta y sal. Se puede añadir ají molido sin picante o páprika para dar mejor color a la preparación. La textura debe ser como de pasta.

Cortamos trozos de papel film (mejor buscar el que resiste altas temperaturas), agregamos la pasta resultante y enrollamos formando chorizos alargados a modo de salchichas. Cerramos los bordes con nudos ajustados para que toda la carne quede muy compacta. Repetimos hasta acabar la mezcla. 

Llevamos a cocer a una olla con agua hirviendo. Dejamos las salchichas unos 3 a 5 minutos. Retiramos con cuidado y con ayuda de un cuchillo o tijera retiramos el papel film. 

Si gustan pueden darles un poco de color dorándolas en la plancha. 

Las salchichas siempre son un favorito de los niños pero suelen estar elaboradas con muchos aditivos y mermas de cárnicos. Por esta razón no son recomendables. Pero con esta preparación podremos comer salchichas en casa sin miedo y siempre muy frescas.

Todas las recetas de bocaditos para comer con la mano son excelentes para comer fuera de casa pues puedes llevarlas en un envase cerrado y ofrecerle si les llega un tiempo de comida en la calle o en una visita al parque. Recuerda limpiar bien las manos de tu bebé y dejar que disfrute de experimentar con la comida.

Regresar al artículo principal